Rigatoni con mantequilla, tomate y salsa de cebolla

4 a 6 porciones Fácil Total: 1 hora Activo: 15 minutos 0 valoraciones

Ingredientes (6)

  • 3 tazas de tomates enteros pelados enteros (preferiblemente San Marzanos) con su jugo
  • 1 cebolla amarilla mediana, en rodajas finas
  • 5 cucharadas (aproximadamente 2/3 barra) de mantequilla sin sal
  • 1 1/4 cucharaditas de sal kosher, más más para el agua de la pasta
  • 1 libra de pasta rigatoni seca
  • 1/2 taza de queso Parmigiano-Reggiano recién rallado, y más para servir

Esta receta (adaptada del recuerdo de Giuliano Hazan de su madre, Marcela's, salsa de pasta ir a Favoritos de la familia Hazan) casi no requiere técnica, y esencialmente no hay desorden, además solo debes recordar darle un revuelo tres veces durante el proceso de cocción. No es de extrañar, pero la mantequilla crea magia cuando se alía con cebolla y tomates.

por Chris Rochelle

Instrucciones

  1. 1Agregue los tomates enteros, su jugo, la cebolla, la mantequilla y la sal a un horno holandés grande o una cacerola de fondo grueso a fuego medio. Cuando comience a burbujear, revuélvalo bien y reduzca el fuego a bajo; desea un cocimiento lento y constante. Cocine hasta que espese, aproximadamente 45 minutos, revolviendo cada 15 minutos más o menos.
  2. 2Ponga una olla grande de agua con sal a fuego alto. Aproximadamente 15 minutos antes de que la salsa esté lista, comience a cocinar la pasta según las instrucciones del paquete o hasta que esté al dente. Reserve 3/4 de taza de agua de cocción y escúrrala; ponga la pasta escurrida y el agua de cocción a un lado, y reserve la olla.
  3. 3 Transfiera la salsa a la olla de pasta, agregue el rigatoni cocido y Parmigiano-Reggiano y revuelva para combinar. Agregue un poco del agua de cocción reservada si la pasta se ve seca. Sirva en tazones calientes con queso Parmigiano-Reggiano adicional a un lado.